Deseo de otro


Yanina Magrini, Córdoba, Argentina


Lo hacemos despacio
para que no vuelque,
no salpique
toda excitación
el abuso de la lengua.


Cuando no hay nada que decir
hacemos del oído
necesidad
de palabra
en lo ajeno.


(Qué sé yo,
algo así vendría a ser el poema).
1