Catástrofe del yo










Antonio Cienfuegos, San Salvador.

Quedarse sin los sentidos sino con los sentidos del otro
es la otredad misma
es una gota de lluvia que cae en la pupila
y vuelta lágrima se seca en el ojo

Quedarse en la orilla del precipicio y mirar al fondo
abandonarse a un cuerpo a unas manos a una silueta
es ponerse el dogal al cuello la venda a los ojos

Abandonarse a las hordas encrespadas que le nacen al pecho
en hondonadas desiertas
y caer
súbitamente

Es el amor

0