Bitácora de viaje


Flóbert Zapata, Caldas, Colombia


Y lo que más recuerdo del infierno
es que no había ni un solo demonio
que no escribiera versos.
0