[Después de que un invierno largo y triste ha cubierto]


John Keats, Londres, Inglaterra

Después de que un invierno largo y triste ha cubierto
nuestros llanos de nieblas oscuras, llega un día
desde el Sur apacible que borra de los cielos
enfermos toda mancha que sea indecorosa.
El mes ansioso, alzándose desde el dolor de nuevo,
recupera el derecho de convertirse en mayo.
Juguetean los párpados con el frescor que pasa,
cual pétalos de rosa con las lluvias de estío.
Nos rodean tranquilos pensamientos: las hojas
que despuntan, el fruto que madura, el ocaso
de otoño que sonríe a las quietas gavillas,
Safo  y su dulce rostro, la sonrisa de un niño,
la arena en el reloj que pasa lentamente,
un arroyo del bosque, la muerte de un Poeta.


En  Grandes poetas (John Keats, Odas y Sonetos), Ediciones Orbis, 1997
0