Le dormeur du val


Miguel Veyrat, Valencia, España

He roto ya el silencio
porque
se marcharon todos.

Y ahora la amapola
en el cráneo
es una herida
que escucha
la oscura canción.

Así es el corazón:
a los pájaros
libres no les gusta 
que les miren.


De A media voz
0