Los penitenciales


Humberto Díaz Casanueva, Santiago, Chile

(Fragmento)

Duele la carne salida de
la nada
y que allí retorna
pero llena de candentes
escrituras
Me arranco la carne de mi 
carne

A los muertos canté y
presintiendo
que una fuerza terrible
les sobraba
como

los
locos
Pero ellos se valieron 
de mi fuerza

Duele la memoria en que
disiento
La nada que me espera
ha sido ya la
misma?
Torno si muero al fondo
donde puedo seguir siendo
ninguno
como si nada hubiera
sucedido?

Mi memoria está nevando
en otro mundo
Mis ojos se parten como
hongos
La lágrima prolonga a la 
mirada

Todo es ya distinto y si
imaginara
acabar mi origen
jamás pudiera
porque sobre en el abismo
de las causas

Dejar de ser no es igual 
a no haber sido.


De Antología de la poesía latinoamericana, Editores mexicanos unidos, 1998
0