Eso dicen



Luz Elena Cordero (1961), Bucaramanga, Colombia


Dicen que hablar no cuesta nada.
Parece infalible la sentencia.
Se cae la boca con el grito,
pesan las palabras como trenes frenéticos
que atropellan las noches,
el compás del corazón,
la forma de peinarse.
Alguien pronuncia dos palabras
y se desploma el paisaje en la ventana,
deja de salir el agua por el grifo
o sale con desgano, sin sed que la recoja.
Dices adiós y algo se quiebra,
puede ser el espejo o su imagen,
alguna cosa que guardabas,
la secreta esperanza de un algo impronunciable,
su cobarde mudez.
Podríamos andar ligeros de voz y de preguntas,
dos o tres dudas como globos que estallan
sin ruido, sin misterio. 
Pero las palabras se cargan de sal y de sonidos
llegan a pesar tanto que un día nos matan 
de memoria, de silencio, 
qué le vamos a hacer,
si estamos más hechos de palabras que de huesos
y hablar nos cuesta todo.


0