El revés de la caída



Tallulah Flóres (1957), Barranquilla, Colombia


Que nunca está de más el simulacro 
que supera el miedo en la mañana. 
Que un solo acto 
                              puede rescatar 
toda la obra cada día. 
Que no importa la memoria 
                              si se pierde 
si se sabe conjurar todo el horror 
                             que habita en ella 
y se rescatan los rasgos memorables 
por sucios que éstos sean. 

Que la vida es sólo eso: 
lo infausto de la máscara, 
fragmentos aprendidos a destiempo, 
la caída que no enseña 
                             entre palabras que se agotan 
entre recuerdos diluidos 
                             y entre sueños 
este río eternamente desviado y desertando 
o una nube que pasa lentamente y nos recorre 
y se deja transitar cuando traspasa la ventana 
que nos llama y nos prepara para el día.



De Voces del tiempo, Ed. Luna llena, 1993
0