Esta mano que viva y caliente...



John Keats (1795-1821), Londres, Inglaterra


Esta mano que viva y caliente
ahora aprieta con pasión, si fría
en el glacial silencio estuviera
de una tumba enterrada, de tal modo
habría de rondar los días tuyos
y aterir los sueños de tus noches,
que de tu propio corazón querrías
secar la sangre, si así pudieras
hacer fluír de nuevo por mis venas
la roja vida y tranquilizaras
con ello tu conciencia. Está aquí, mírala:
hacia ti yo la tiendo.



De  Antología poética, Olifante Ediciones, 2012