Justificación del poeta



Lêdo Ivo (1924-2012), Maceió, Brasil


Padre, mis pensamientos no caben en tu sala con piano
        tranquilo a un lado y oscuras sillas vacías cerca de la
                                                                                         ventana
mis inquietos pensamientos no caben en la salita con
         flores muriendo en los jarrones y paisajes sonriendo
                                                                            en las molduras
deja que ellos se muevan más allá de las cortinas azules y
              caminen mucho más allá de las ventanas abiertas
deja que se mezclen con el calmo resplandor de la luna
no te preocupes si los demás se espantan con tu hijo de
                             ojos vivos y cabellos siempre desaliñados
no te preocupes si recito poemas cuando la noche cae
el tiempo no existe en el alma del poeta
todo es universal y abarca todos los tiempos
los poetas, papá, son los corazones del mundo
son las manos de Dios escribiendo los poemas del mundo
                                                                                       inseguro
no importa, papá, que digan que estoy loco
que lloro recargado en los puentes y me conmuevo en
                                                                                    los teatros
que pregunto por la oscura Adriana cuando la madrugada
                                                                                 baja
en silencio
en silencio
los poetas son los pianos del mundo
sólo ellos permanecerán inalterables delante de las musas
                                                                                     y de Dios
sólo ellos tendrán la noción de la agonía del mundo

ayer un niño español fue despedazado por una bomba
mañana se encontrarán poemas en el bolsillo del suicida
                                                                                        soñador
mientras tanto las grúas trabajan incansablemente día y
                                                                                         noche
y los obreros fatigan sus brazos y sus piernas
ninguna oscilación habrá en la Poesía
ella quedará en equilibrio porque los ritmos la amparan
y Adriana no se prostituye.


Soy una elección. Soy una revolución.



En  Estación final. Antología 1940-2011, Valparaíso Ediciones, 2012