Al príncipe



Pier Paolo Pasolini (1922-1975), Bolonia, Italia



Si regresa el sol, si cae la tarde,
si la noche tiene un sabor de noches futuras,
si una siesta de lluvia parece regresar
de tiempos demasiado amados y jamás poseídos del todo,
ya no encuentro felicidad ni en gozar ni en sufrir por ello:
ya no siento delante de mí toda la vida...

Para ser poetas, hay que tener mucho tiempo:
horas y horas de soledad son el único modo
para que se forme algo, que es fuerza, abandono,
vicio, libertad, para dar estilo al caos.

Yo, ahora, tengo poco tiempo: por culpa de la muerte
que se viene encima, en el ocaso de la juventud.

Pero por culpa también de este nuestro mundo humano
que quita el pan a los pobres, y a los poetas la paz.



Versión de Delfina Muschietti
En La religión de mi tiempo,  1961