El cementerio judío



Izet Sarajlic (1930-2002), Doboj, Bosnia


                                                                                                     A Abdulah Sidran

Los golpes más mortales
en dirección de Marindvor
llegan del cementerio judío.

El mercenario de Milosevic no sabe
ni siquiera quién es Isak Samokovlija
y sobre su tumba ha colocado una ametralladora.
Tampoco sabe quién es aquel que acaba de caer
golpeado por sus proyectiles.

Él, simplemente, por cada habitante de la ciudad asesinado,
ya sea un médico de un puesto de socorro
o un conductor de autobús,
recibe cien marcos alemanes.


Versión de Fernando Valverde

De  Sarajevo, Valparaíso Ediciones, 2013
0