La libertad

   
Fatoumata Ba (1974), Malí


Y soplo estas palabras
          a tu grito del vientre
          y tu nombre se ahueca
          con el viento y la lluvia
          bajo mi párpado 
          de sal y de lágrima
          en mi sangre

              Y yo visito los pasillos 
              de tu humanidad
              yo te invoco en cada 
              parcela de mi existencia a
              hender el silencio pesado de soledad
              converger hacia tu luz

          Yo te tomo apretado contra mí
          Nombre Pálido de nieve
          en mi temblorosa palma

              Yo me abro un camino
              franqueo mis propias fronteras 
              perfumo el universo de tu sendero 
              y bogo a tu encuentro

          Yo soy un alma errante 
          vacía, plena
          El año se comprime, se desmorona
          siempre, no habría visto más que su penumbra
          sobre el párpado de la noche

              Yo te llamo sobre la senda del miedo
              yo te espero en mi sufrimiento
              herida abierta, dolor inmenso
              que ocupa el espacio

          Yo canto tu nombre
          a aquellos que no creen ya en él
          a los países asesinados
          a los corazones mutilados
          a las almas afligidas

              No hay límite a mi continente 
              abro mi casa 
              grande ardiente

          De estas noches de gran frío
          para convidarte al banquete
          de los corazones ávidos
              de libertad.
1